Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



La lengua aymara

Ir abajo

La lengua aymara

Mensaje  Isabel el Dom 30 Oct 2011 - 8:19

Escribe: Elver Choquemallco Álvarez

La lengua aymara es el instrumento de comunicación del pueblo ancestral asentado en los países de Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Los aymaras peruanos, bolivianos, chilenos, y argentinos comparten la cultura, la lengua y demás formas de pensar, actuar y sentir. Cabe destacar que existe un millón 509 mil 863 de hablantes de esta lengua; con mayor frecuencia, son aymara-hablantes en los dos primeros países mencionados. En el departamento de Puno tenemos un total de 322 mil 972 aymara-hablantes.

Pese a que “nación” es un término occidental, es posible hablar de la nación aymara, porque tiene su propia historia, territorio, lengua, economía y mercado. Por lo tanto, el pueblo aymara se ha auto sostenido por miles de años.

Sobre la historia del pueblo aymara, en la actualidad, no contamos con fuentes escritas que nos revelen aspectos de la lengua y cultura. Sin embargo, podemos recurrir a las fuentes de la historia y la lingüística. Para poder descifrar toponimias, podemos constatar espacios territoriales desde Ecuador hasta Argentina. Lo cual nos indica claramente que en algún tiempo pasado se habló la lengua aymara.

Existen pocos estudios de aymara. En este aspecto, desde la llegada de los españoles se ha relegado el mismo a un lado; no obstante, nosotros agruparemos la historia de esta lengua en tres etapas: época colonial, época poscolonial y estudios contemporáneos.

La lengua aymara, tanto en el Perú como en Bolivia, tienen hablantes activos; en el Perú los aymara-hablantes se encuentran ubicados a las riberas del Lago Titicaca, cabe indicar que por migración interdepartamental, por lo que se habla (en otras provincias) que no son pueblos aymaras. Al mismo tiempo, este idioma se habla en otros departamentos del país. La continuidad y vigencia de las lengua andinas dependerán de la política cultural y lingüística del Estado peruano. Los aymara-hablantes son cada vez menos. Esto sucede a raíz de varios factores. En primer lugar, la escuela es el centro de la castellanización; si no se toman acciones esto proseguirá su disminución. En segundo lugar, los medios de comunicación y su influencia decisiva en estos tiempos. Por tanto, para que la lengua se mantenga vigente por mucho tiempo es crucial la escritura. Sin la escritura las lenguas andinas están propensas a desaparecer.

En el convenio 165 sobre los pueblos indígenas y tribales, en países independientes, en el artículo 3, dice que los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales.

En principio, no existen lenguas superiores ni inferiores pero sí existen algunas lenguas que han avanzado en la escritura; por lo tanto, los aymaras tienen derecho a escribir y producir la intelectualidad de su rica sabiduría de sus experiencias. Para lo cual es posible proponer se funden instituciones de epistemología aymara. Asimismo, que se enseñe en las universidades para mantener vigente y activa la lengua andina, de tal manera que se estandarice de una vez la lengua. Aquí tienen que participar intelectuales aymaras y nativo hablantes. Así, dar a conocer al mundo la sabiduría andina a través de nuestra lengua.

La lealtad hacia la lengua aymara es negativa en muchos casos. Ahora, si preguntamos a un joven ¿Ud. habla la lengua aymara? Inmediatamente responde: “no hablo o sólo entiendo”. Muchas veces la gente que habla la lengua nativa tiene aversión hacia su lengua.

Finalmente, la variación dialectal de la lengua aymara en Puno es aymara sureño y norteño. En este caso, existen diferencias en léxico, así como a la quinua se le denomina “jiwra” en el sur, en el norte se le dice “jupha”. De la misma forma, el verbo correr en el sur es T´iktaña y en el norte “jaltanma”.

http://www.losandes.com.pe/Cultural/20111030/57362.html

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.