Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



El signo lingüístico es motivado

Ir abajo

El signo lingüístico es motivado

Mensaje  istika el Mar 22 Feb 2011 - 6:46

Sausure definió el signo lingüístico como convencional, no motivado. Las razones eran que cada idioma tiene palabras diferentes para designar una misma cosa: "mesón", en francés, "house", en inglés, "casa", en castelano, "etxe", en vasco, etc. Según él, el hombre primitivo aprendió a hablar a base de ponerse de acuerdo con otros congéneres en como le dirian a cada cosa. Es una idea para mi impensable, que sin saber hablar pudieran ponerse de acuerdo en una serie de palabras, para que designaran unas cosas.

De hecho, muchas palabras que les llamamos "onomatopeyas", es decir i literalmente del griego "creación o obra" del "nombre", no se refiere a palabras que toman su sonido del sonido que hace la cosa que se quiere nombrar, aunque algunas si pueden derivar del nombre, sino que el mismo sonido comporta ya un significado. Por ejemplo el sonido "cha" lo hacen derivar del sonido producido por una cosa sobre una superfície líquida: chapotear, chafar, charco, chapa, ...
También me dí cuenta que muchas palabras establecian una oposición entre las dos vocales más básicas: la "a" y la "i": chip-chap, tic-tac, plis-plas, pim-pam, etc. Esta oscilación ya nos lleva a ver que tanto la "a" como la "i" significan cosas opuesta, entre las cuales se establecen oscilaciones, un movimiento entre contrarios.
Abundando en la "a" y la "i", muchas palabras que significan cosas grandes, exteriores, se escriben con "a", y a la inversa, las pequeñas o interiores se escriben o pronuncian con "i": niñ-o, k-i-d, minh-o, pic-olo, etc., gr-a-n, a-ndi, m-a-gno, m-a-yor, a-ba, ab-uelo, etc.
También los prefijos, que suelen ser compuesto de vocal más consonante, vuelven a incidir en el mismo significado, pero no todas las consonantes quedan tan clara su significación. Pero poco a poco si se van encontrando estos significados básicos de cada fonema: ab- (ab-solver), an- (an-terior), as- (as-cender), ad- (ad-quirir), al- (al-terno), ar- (ar-riar), etc., etc.
Luego de muchas y muchas comparaciones entre palabras de todos los idiomas, especialmente las más sencillas, compuestas por dos o tres fonemas, fuí encontrando estos significados sencillos que no solo se cumplen en un idioma, sino en varios y de diferentes famílias.
La base de este significado se encuentra, y cada uno lo puede comprobar, en la forma que uno pronuncia un determinado sonido. Las vocales determinan el lugar: la "a" aquello que esta afuera, ya que abrimos mucho lo boca como para significar que es una cosa que esta afuera, en el exterior, la "e", con una pronunciación a media distancia entre la "a" y la "i", significa el límite, la raya, la frontera, y su forma de pronunciar es alargando la boca, estirando las comisuras como si alargaramos la boca, la "i", contraria a la "a", significa la realidad interior, lo que esta dentro, y por lo tanto es pequeño. Y la "o", con su pronunciación redonda, circular, da nombre a lo que es individual, solo, separado de lo demás.
Por parte de las consonantes, distingo cuatro de líquidas o continuas, es decir, que no se obtura su pronunciación, no queda ocluida, y cuatro más oclusivas, con diferentes puntos donde el sonido queda interrumpido. Las continuas son: las silbantes (s,z,...) con un significado parecido al que hacemos cuando las pronunciamos, es decir, una cosa que sale, que surge, que nace, ... Las nasales (m,n,...) que ocupan todo el interior, como una resonancia, y significan todo la materia que esta dentro de algo, su substancia. Las laterales, (l,ll,...) que significan el lado, ya que la lengua se pega a un lado del paladar, por lo tanto quieren decir lado, pero también cara, aspecto, y, las vibantes (r, rr,...) que se pronuncian como un paso del aire que hace vibrar, y, por lo tanto, significa aquello que se mueve, que corre, que se extiende.
Por parte de las oclusivas, también hay cuatro grupos: las dentales, (t,d,..) que también siguiendo aquello que se deduce de la forma de pronunciar, significa aquello que sobresale, que desde un lugar sale hacia otro. Las labiales (v,b,f,.p,...) significan justamente la separación, ya que los labios se separan para poderlas pronunciar. Las guturales (k,c.g,..) que significan extracción, ya que ese movimiento abrupto de la garganta significa esa extracción de algo que esta dentro, y por último un grupo poco conocido, que llamo como aplastadas (ch, j, g,...) que significan aquello que se deposita, ya que tapan momentaneamente la salida del sonido, imitando el proceso del deposito de la lengua sobre el paladar.
Todos estos fonemas se van uniendo, vocal con consonante, para formar las primeras raices (4 vocales x 8 consonantes = 32 raices primarias) del tipo: ab, ad, ach, ak, ar, al, an, as, eb, ed, ech, ek,... Todas estas raices forman todas las palabras y morfemas que conocemos, de muchas de las lenguas que he estudiado. No podria decir de todas pero si de muchas (anglosajonas, romances, vasco, griego, ...).

En una segunda parte explicaré con más detalle como esta teoria que, a primer golpe de vista, parece muy sencilla y no adaptada a la complicada realidad lingüística, se deduce de la realidad de las palabras, de sus significados más básicos de ellas, ya que muchas palabras tiene significados derivados y pràcticos, que no obedecen al significado original que las creó.

istika


Volver arriba Ir abajo

Re: El signo lingüístico es motivado

Mensaje  Isabel el Sáb 26 Feb 2011 - 9:48


Hola Istika:
Estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto a que hay mucho de motivación en el lenguaje. Dado que este sitio es para estudiantes de licenciatura, me parece pertinente instertar algo más de información sobre este tema. Muy interesantes tus descubrimientos, no dejes de mantenernos al tanto de los avances de tu trabajo.
Saludos


Simbolismo fonético
En el estudio de la relación significante-significado se utilizan códigos motivados por el ser humano. Un código es fonéticamente motivado si existe un rasgo acústico o un conjunto de rasgos que permitan hacer una clasificación de los significantes que también sea pertinente en el plano de los significados.
La motivación fonética de signos naturales o artificiales ha sido estudiada en psicología con el nombre de simbolismo fonético. Se distinguen dos aspectos diferentes del problema:
1) ¿Conoce el sujeto humano implícitamente códigos fonéticamente motivados, incluso si la motivación fonética está ausente en la lengua que habla?
2) ¿En las lenguas naturales existe una parte de motivación fonética? Y si es así ¿qué papel desempeña este componente en el comportamiento verbal?
Se ha recurrido para estudiar el primer problema a situaciones totalmente artificiales fabricando palabras sin significación invitando a los sujetos a atribuirles valores semánticos. SAPIR ha presentado a 500 sujetos 100 pares de trigramas tipo: consonante-vocal-consonante no significativos en inglés, por ejemplo, mil-mal. Los sujetos deben adivinar cuál de las dos palabras significa grande y cuál pequeño. Los resultados demuestran que la significación grande es siempre abierta a es la más apta para significar grande y a continuación vienen en orden de dimensiones decrecientes è, e e i. NEWMAN (1933) ha realizado una experiencia análoga introduciendo el simbolismo del brillo para asignar las significaciones mate o brillante.

De los resultados saca la conclusión de dos categorías de determinantes articulatorios:
1. El lugar de articulación y la sonoridad consonántica: la articulación anterior y la sordez consonántica determinan las significaciones pequeño y brillante.
2. La longitud de las vocales y la abertura son específicas del simbolismo de la dimensión: las vocales breves y cerradas significan pequeño, mientras que las vocales largas y abiertas significan grande.
Más tarde se han vuelto a comprobar estos mismo resultados en sujetos que hablan diversas lenguas (Chastaing, 1958): las vocales anteriores y no redondeadas son agudas frente a las vocales posteriores y labializadas que son redondeadas las consonantes sonoras toman los significados grande, pesado, tierno, lento por referencia a las consonantes sordas que tienen los significados opuestos (Chastaing, 1964).

Otro aspecto forma la relación de rasgos articulatorios y acústicos con configuraciones visuales.
Kohler (Gestalt Psychology, 1929) fabricó dos dibujos abstractos, uno muy anguloso, el otro curvilíneo y pidió a los individuos que hicieran corresponder las palabras sin significación “takete” y “maluma” con estos dos dibujos, la mayoría de las personas eligen “maluma” (consonantes nasales y lateral m y l, vocal labializada –u-) como especialmente adaptada al redondeado, mientras que “takete” (consonantes oclusivas, vocal anterior y no redondeada) conviene al dibujo anguloso. Fueron individuos de habla no europea y de cultura muy distinta (Davis, 1961).
[Información tomada de: http://referaty.atlas.sk/cudzie-jazyky/spanielcina/14598/?print=1].


_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

2a parte

Mensaje  istika el Mar 8 Mar 2011 - 4:57

Una teoria se basa en unos elementos concretos o unidades: los fonemas, que como hemos visto cada uno tiene su significación concreta, y una forma de combinarlos o unirlos, o grámatica que da significación a unidades más grandes, las palabras, y también, al unir las palabras, las frases, el discurso, etc.
La gràmatica más sencilla y la que realmente utilitzaron nuestros primeros hablantes fue la de la yuxtaposición: poner un fonema al lado del otro, principalmente uno de vocálico con otro que no lo es: a-b, a-s, a-l, etc. En esta unión siempre se da el hecho que el último fonema,o segundo cuando solo son dos, es el núcleo del sintagma, y el primer fonema es el complemento, el que determina, y que en castellano solemos utilizar con la preposición "de". Así la raíz primaria "a-l" tendria como núcleo a la "l", con su sentido de 'lado, lateral, cara, aspecto', que contienen palabras como: línia, lado, laterial, límite, linde, o ya coincidiendo con nuestra raíz, "al-a", es decir, el lado que, y aquí se introduce el complemento representado por la "a-", que como ya sabemos quiere decir 'exterior'. Por lo tanto definimos una cosa como el "al-a" como el 'lado externo', y así es: ala, aleta, lado, y muchas palabras que utilitzan esta raíz: al-ianza, al-ejar, al-to, al-ba, etc.

Esta regla general de formar compuestos, la yuxtaposición es la usada por el inglés: "week-end", 'fin de semana' o el griego: "demo-cracia", 'gobierno del pueblo'. En castellano la preposición "de" rompe esta norma general, mucho más sencilla, y, por lo tanto, el hecho de introducir "morfemas" o "particulas" hace que se trastoque este funcionamiento básico: primero complemento, segundo nucleo.
Con este funcionamiento se pueden componer raices básicas, compuestas de vocal más consonante, y raíces secundarias, consonante más vocal más consonante, que son el resultado de dos raíces primarias: vocal más consonante, más vocal más consonante, perdiendo la vocal inicial, ya que los idiomas indoeuropeos suelen iniciar las palabras con consonante, aunque el vasco, más antiguo en su lógica constructiva, lo hace con vocal.
Sé que puede parecer una teoria no demasiado comprovada, pero ruego a los lectores hagan sus comprovaciones. Por ejemplo, la preposición "a" siempre quiere decir algo externo, hacia el que nos desplazamos (a casa), o hacia lo que tendemos (a mejor), o imitamos una forma (a la manera), etc. En casi todos los casos (sabeis que siempre hay excepciones que tiene su explicación) la "a" significa 'exterior'. Otro fonema fácil de detectar es la labial (y aquí entran la v, la p, la b, incluso la u). Como al pronunciar separamos los labios, hay como un romper de la unión de los labios que dejan ir el chorro de voz, indica la 'separación'. Veamoslo en el prefijo "ab-" o en la palabra "ave", ya que es capaz de separarse de la tierra, "ab-uelo" o "aba", 'padre', puesto que es la persona que se separa de nosotros en el tiempo, nuestros antecedentes, como la palabra "av-anzar" . La dificultad radica en que las palabras suelen ser de bastates fonemas y se mezclan raices con morfemas, estos últimos con una función muy concreta. Pero tampoco es dificil, y menos con raices del tipo: mol, cab, tal, sin, bol, ter, lib, etc., a las cuales solo hay que poner un morfema: a "cab-" el morfema de infinitivo para formar "cab-er", o el morfema de substantivo masculino: "cab-o" o el morfema adjetivo "-al" para hacer "cab-al", etc. De "LIB" surgen palabras como "lib-re", "lib-ra", "lib-ro", "lib-ar", "lib-élula", etc. Son más de 1.000 raices de este tipo resultantes de multiplicar 32 por 32 raíces primarias (vocal más consonante).

Ya se puede ver como de tan pocos fonemas (4 vocálicos y 8 consonánticos) se pueden formar bastantes racies, y de estas raices simples las secundarias, que son las que mas tenemos en nuestras palabras. Pero como todas las moléculas estan formadas por sus átomos, y las palabras por sus fonemas, con todo el contenido fonético y semántico.

istika


Volver arriba Ir abajo

Re: El signo lingüístico es motivado

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.