Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Mi lengua es mi nación

Ir abajo

Mi lengua es mi nación

Mensaje  Isabel el Sáb 5 Nov 2011 - 10:32

Por Jesús Royo Arpón

La semana pasada decía que, pese a ser la lengua un instrumento, un medio, un artefacto para comunicarnos los humanos, lo consideramos algo íntimo y definitorio de la persona: “yo soy mi lengua”. Pero eso es un espejismo, propiciado por el tipo y el momento del aprendizaje de la lengua materna: en la edad más tierna, cuando se están imprimiendo los circuitos cerebrales primordiales, y en un ambiente altamente emotivo, el regazo materno. Podemos decir que esa identificación entre persona y lengua es un refuerzo especial para el duro aprendizaje de la lengua, que nos asegura la posesión de nuestra destreza básica: hablar. Hablar es nuestra arma más poderosa en la vida, lo que nos asegura la subsistencia y el éxito como especie. No es extraño que la especie colabore en ello, colocando ese aprendizaje en el santasantórum de la persona.

Pero si yo soy mi lengua, el paso siguiente está cantado: “los que hablan mi lengua son los míos”. Ahí está representado el valor “nacional” de la lengua. La lengua puede ser usada con éxito como marca de solidaridad (con los míos) y de enfrentamiento (contra los otros). De hecho, el uso medieval y clásico de la palabra “nación” hacía referencia más que nada a la lengua materna. Se solía decir “catalán de nación” como “toscano de nación”, aludiendo a su lengua. Lo normal era distinguir la condición política de la lingüística: “español, catalán de nación” o “español de nación catalana”. Luego, cuando se constituyen las naciones de ciudadanos, o sea hace un par de siglos, la lengua tiene un uso principal como pegamento social para su cohesión interna. Las naciones con minorías lingüísticas -o sea, la mayoría- buscan la homogeneidad a través de la declaración de una de ellas como “lengua nacional”: el francés, el castellano, el toscano, el inglés, el turco. Lo cual implica la marginación de las lenguas particulares: occitano, bretón, catalán, vasco, sardo, siciliano, gaélico, kurdo.

Y al revés, las comunidades lingüísticas dentro de un estado aspiran a constituirse en estados separados, con la lengua como argumento principal de la nacionalidad: es el caso de Irlanda, que se separó del Reino Unido en 1922, o Noruega, separada de Suecia en 1905. Irlanda, que hizo de la lengua propia bandera para al independencia, la declaró lengua oficial y primera, junto con el inglés, también oficial, pero segunda. Ochenta años más tarde el gaélico no ha hecho más que perder posiciones, y hoy es lengua materna de apenas veinte mil ciudadanos, pese al gran apoyo que recibe. Noruega adoptó como lengua oficial el “noruego”, una variante del danés y el sueco: las tres lenguas son diferentes solo a efectos políticos, porque en la práctica los ciudadanos de los tres estados se entienden perfectamente hablando cada uno su lengua. Las empresas escandinavas, como la SAS, tienen así la excusa perfecta para adoptar el inglés como lengua “de trabajo”.

Cataluña, Euskadi y Galicia han pretendido seguir esa estela, sin éxito hasta ahora. Sin éxito en cuanto a la constitución de un estado independiente, pero con un éxito considerable en cuanto a la movilización social y logros parciales en las respectivas comunidades autónomas: en ellas la “fe nacionalista” viene a ser como una “ciudadanía añadida”, un DNI virtual, o peor, un visado extendido por una mafia que abre puertas y concede o retira oportunidades. En mi opinión, el nacionalismo lingüístico de nuestras “naciones sin estado” ya es cosa del pasado, un anacronismo que sobrevive por el impulso que recibió del Franco: al hundirse el franquismo, dio aval y argumentos a las causas que persiguió. Nos olvidamos de que el franquismo fue el “bando nacional”. Y que la “unidad de los hombres y las tierras de España” es exactamente lo mismo que la “cohesión social” que reclama el nacionalismo catalán, sobre todo el de izquierdas. Si Franco persiguió el catalán apelando a la “unidad”, hoy se persigue al castellano en nombre de la “cohesió”. Y habría que preguntarse cuál de las dos persecuciones es más dura. Yo lo tengo claro.

http://www.lavozlibre.com/noticias/blog_opiniones/33/356185/mi-lengua-es-mi-nacion/1

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.