Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Sobre traducción...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sobre traducción...

Mensaje  Isabel el Dom 18 Dic 2011 - 9:57

El trabajo de escribir en la oscuridad
Por Dolores Caviglia

Traducir una obra literaria no es pasar las palabras de una lengua a otra. Son muchos los aspectos que deben estudiarse e internalizarse para lograr la escritura del libro ajeno. A continuación, un análisis sobre una figura que no siempre pasa advertida.

La tarea del traductor literario lejos está de ser la de traspasar una obra de un idioma a otro. Ser bilingüe o multilingüe no basta para lograr un sincero trabajo que comunique aquello que el autor intenta transmitir a quienes se dispongan a leer una de sus historias.

Los pasos a seguir son varios y arduos. Se debe conocer el contexto en que la trama tiene lugar así como el de producción; hay que internalizarse en la cultura de la época para reconocer estructuras gramaticales típicas y encontrar su correlato más pertinente con el objetivo de permanecer la más fiel posible a la intención; y, por sobre todo, hay que saber lidiar con el fracaso anunciado, porque la traducción literal no parece algo posible.

Confiar en que una misma palabra tiene su correlato exacto en otro idioma es algo inocente. Si bien así es cómo usualmente se aprende una lengua extranjera, parece ser más una convención necesaria que una certeza. El lingüista suizo Ferdinand de Saussure entendía la lengua como un sistema que se relaciona y define por oposición, y no por características propias. El valor de cada palabra proviene de sus relaciones y es justamente esta idea la que dificulta la traducción. Es que cada término significa dentro de este sistema, pasarlo a otro es cambiarlo.

El idioma de los esquimales puede ser un buen ejemplo para comprender este concepto. Debido a las regiones árticas que habitan estos pueblos indígenas, la nieve tiene un protagonismo en la vida diaria que se descifra en la cantidad de términos que dispone su lengua (cerca de 30) para decir lo que para nosotros es tan solo "blanco".

En Italia existe una expresión popular que delinea esta situación: "traduttoretraditore". Los traductores son considerados traidores en tanto no pueden permanecer fieles a los autores originales. Pero tal sentencia no puede ser cierta. "No sé por qué siempre se piensa mal de los traductores", se quejó una vez Jorge Luis Borges, escritor por partida doble. Además de sus historias, el autor de El aleph contaba la de otros, porque entendía la traducción como la reescritura de un original ajeno.

Márgara Averbach es Doctora en Letras y Traductora Literaria. Enseña literatura de los Estados Unidos en la UBA y traducción literaria en el Lenguas Vivas J. R. Fernández. Cuando describe su actividad,asegura que "reescribe" en castellano los libros que otros escribieron en inglés. "Para mí la traducción literaria es una escritura, sí, pero controlada, no del todo libre", indicó en diálogo con Infobae.com.

Al momento de traducir una obra, la intención de Márgara es elegir una palabra que sea castellano, es decir "que no calque" al idioma original. El objetivo es que se respeten ciertas elecciones copiables del autor. "La traducción literaria no tiene que ser fiel solamente al contenido sino lo más posible a la forma también. Siempre cuento una anécdota de una traductora muy conocida, Inés Pardal, que en un congreso a la pregunta '¿Usted es literal cuando traduce?' respondió 'Cuando puedo, sí'", agregó Averbach.

Pero este parámetro de lo copiable deja elementos afuera. "Se pierden las construcciones y los juegos de palabras que no se pueden traducir, que 'pasan el límite de la traducibilidad' por razones de comparación entre los dos sistemas. Creo que puede resumirse en eso. Por ejemplo, si un autor escribe un párrafo en el que cada palabra de la primera oración empieza con a y de la segunda con b, etc., eso se pierde todo. Solamente puede conservarse adaptándose totalmente y cambiando el sentido", indicó.

Y una modificación de este estilo genera una historia nueva y este es justamente uno de los límites con los que se debe lidiar en la traducción.

Al fin de cuentas, el traductor es también escritor. Si bien está condicionado por un sentido al cual debe perseguir para no violar la intención del autor extranjero, la incompatibilidad de los términos lo obliga a tomar decisiones parecidas a las del aquel. Borges tenía razón al entender el oficio como una reescritura, que combina las dos ideas por las que está delimitado el oficio: la de repetir y la de crear. Yace aquí la oscuridad del trabajo del traductor, en tanto no posee la libertad del escritor a la hora de contar la historia pero tampoco puede anclarse a él sin desconfiar en que una actitud tal podría conllevar al error. En esta zona ambigua se maneja, donde la "traición" resulta obligatoria.

http://www.infobae.com/notas/622539-El-trabajo-de-escribir-en-la-oscuridad.html

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.