Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



La enseñanza del español

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La enseñanza del español

Mensaje  Isabel el Sáb 17 Sep 2011 - 11:42

Por Enrique R. Soriano Valencia

La Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) 2011 demuestra que hasta hoy la enseñanza del español no ha resultado lo esperado. La información es contundente: los muchachos de nivel secundaria no lo dominan y su uso como instrumento para la comprensión y racionalización es tan bajo que de paso las matemáticas tampoco destacan. Pero, ¿por qué? Estamos refiriéndonos a la lengua materna, al idioma que manejamos de forma natural desde niños. ¿Cómo pueden coexistir deficiencias si es el instrumento de todos los días, en todo momento y ante cualquier persona?

La conclusión es evidente: el enfoque es el equívoco; se han estructurado los programas en el dominio de la gramática, no del idioma. El área de oportunidad no está en reconocer la posibilidad de crecer; sino en buscar una nueva estrategia. Hasta ahora, el énfasis está puesto en esperar del alumno la competencia de reconocer las categorías gramaticales, sus subcategorías, así como la clasificación de los enunciados. El gramaticalismo (como se le conoce internacionalmente) ha sido el enfoque desde hace muchos años (¡era yo niño!). Largas y tediosas tareas para reconocer sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, pronombres, artículos, pronombres, conjunciones e interjecciones; identificación de oraciones bimembres y unimembres; el sujeto y predicado; las voces (activa, pasiva y progresiva) y un largo etcétera. Tardes enteras sin salir para cumplir con las tareas. ¿Y todo ello para qué…? Pues para que la mayoría de las personas de mi generación no lo recuerden, les parezca abominable y para que finalmente la mayoría no aplique esa información cuando se redacta. El paso del tiempo hizo que ese tipo de penosos trabajos se eliminaran (pues los padres se veían atrapados en auxiliar a los niños y, efectivamente, no es lo pedagógicamente más recomendable). Pero el enfoque se ha mantenido: sigue haciéndose énfasis en la gramática del idioma; no en su dominio. El idioma es el instrumento para comunicarnos con eficiencia con los demás, no la gramática. Esta es el instrumento para clasificar el idioma. Los programas tienen la obsesión del dominio de esta materia (lo peor es que quienes deben impartirlo, tampoco lo dominan; ya en días pasados se difundió que la mayoría de profesores no acreditan los conocimientos); la gramática no debe ser el propósito. Nadie escribe clasificando las palabras. Entonces, ¿por qué el énfasis en el instrumento y no en el idioma?

El enfoque debe hacerse en el dominio de nuestra lengua. Por tanto, debe enseñarse el español por objetivos. Me refiero al propósito de una comunicación (hablada o escrita). Con esa base se deben construir las distintas formas de comunicación. Eso llevaría a enseñar al muchacho a construir un discurso, por ejemplo, dependiendo del propósito. Esto, a su vez, implica propiciar la organización de ideas y, por lo tanto, la estructuración lógica de pensamiento. En última instancia, éste es el propósito de enseñar el idioma, dotar al muchacho de herramientas para la estructuración de su pensamiento, lo que mejora el razonamiento. Ello, evidentemente, facilitaría la enseñanza de las matemáticas y se abandonarían los algorítmicos (procedimientos, sucesión de pasos, sin razonamiento). Felices fiestas.

http://correo-gto.com.mx/notas.asp?id=242997

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.