Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Idioma español

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Idioma español

Mensaje  Isabel el Vie 28 Oct 2011 - 10:56

¿Cómo se ha de llamar la lengua que hablamos?
"Defensa apasionada del idioma español" (2002), el atrayente libro de Alex Grijelmo me da la oportunidad de glosar para usted, apreciada señora Deándar, un vehemente alegato en pro de la lengua que hablamos más de 450 millones de personas en el mundo. Después del inglés que es una lengua franca, del mandarín y del hindi, el español es la cuarta lengua más hablada en el planeta. El autor del libro que hoy le comentaré, fue redactor en jefe del diario español El País y responsable de su libro de estilo, quien hace en este ensayo, realmente una defensa apasionada de nuestro idioma. Veamos:

1. Sin duda, quien se adentre en su lectura "encontrará en él una defensa, nunca un ataque. El idioma español se ve rodeado ahora por los problemas en la educación escolar de sus hablantes, por la fuerza colonial del inglés, y por la desidia de una gran parte de quienes tienen el poder político, informativo y económico en los veintiún países que asumen esta lengua como propia". Grijelmo afirma que el idioma español habrá de dar con los resortes adecuados para salir de esta situación -a la que estima como un peligro- "que genera poco a poco un inmenso complejo de inferioridad de todo el mundo hispano frente al poderoso hombre anglosajón". Esto no significa que la defensa de la lengua que hablamos, desdeñará al catalán, el euskera o vascuence, el gallego, el bable, el altoaragonés, que se hablan en España y en la gran cantidad de lenguas prehispánicas que aún se hablan en el continente americano: el quechua, el araucano, el náhuatl, el maya, el otomí, el aimara, el guaraní, el quiché, el tarahumara, etcétera. "Ni siquiera a costa del inglés o francés, todas las lenguas -Grijelmo dixit- atesoran un genio interno que guarda las esencias de los pueblos que las hablan y las han hablado; jamás una lengua se debe utilizar contra otra. Con cada palabra que desaparece se pierde una idea creada por el ser humano".

2. Cuando se habla del "genio de la lengua" estamos refiriéndonos a la forma en que pensamos, o por decirlo mejor, a la manera en que expresamos nuestros pensamientos. Si el pueblo utiliza la lengua de su país para comunicarse y si la lengua no es más que un código de comunicación, es el propio pueblo el que debería decidir qué palabras quedan en desuso y se convierten en arcaísmos y qué nuevas palabras o neologismos se "acuñan" para estar al día en la evolución de las ideas que impone el devenir de la vida y cultura contemporáneas... Pero, existe un pero: La Academia de la Lengua que es la ley. En el caso de la Academia Española su poder se ostenta en el lema: "Limpia, fija y da esplendor". Los puristas se someten a su arbitrio y la Academia, salvo en algunas épocas, generalmente ha sido "tacaña" para aceptar el uso de las nuevas palabras que el desarrollo del conocimiento y la evolución de las ideas imponen. No son los académicos -los de España y los de América- quienes "inventan" las palabras que se incorporan al Diccionario. Grijelmo apunta que "con frecuencia es el pueblo el mejor inventor de palabras". En estricto sentido hay un criterio de la Academia que todos los hispanohablantes deberíamos observar -Grijelmo dixit- "sólo el uso, podrá determinar cuál es la evolución del idioma". Los cambios no pueden imponerse desde arriba, y no me refiero a la Academia, sino a la televisión, la red, la radio, los periódicos, que imponen palabras y giros arbitrarios. Los cambios deberían darlos el uso que se da a las palabras y eso sólo el pueblo debería hacerlo. Los cambios genuinos son los que proceden de abajo... ¡Claro!, si las nuevas palabras están bien construidas y si los académicos, con buen criterio las acogen, las "arropan" para que sean incluidas en su Diccionario.

3. Para terminar con este aspecto de la lengua, el criterio que apoya Alex Grijelmo responde a la pregunta: ¿Hay que intervenir en el idioma, entonces? La respuesta es que lo menos posible, "y dentro de lo menos posible, lo menos posible desde arriba. Y si se interviene desde arriba, lo más posible con la intención de sumarse a las corrientes léxicas del pueblo, y no para vulnerarlas o entorpecerlas. Como los biólogos intervienen en el mar". Esto no quiere decir que sólo los hablantes irán decidiendo con acierto sobre neologismos y evoluciones. Los medios informativos podrán asimismo designar nuevas ideas o hallazgos que alboroten de repente nuestras vidas, no de conceptos que ya existen "que los periódicos presentan de nuevo color". El caso clásico que se me ocurre citar es el del verbo "cuestionar" que los medios insisten en utilizarlo con el significado de "preguntar". Cuestionar en español significa "controvertir un punto, no estar de acuerdo con lo afirmado". Grijelmo comenta que lo mejor que ha ocurrido en los últimos años, es la propuesta de la Academia de crear "un Libro de estilo único" para todos los periódicos que se expresan en español, "para dar respuesta conjunta a todo extranjerismo que se presente, tomando la solución -siempre que se pueda- que hayan dado los hablantes. Todo ello mediante la colaboración entre periodistas y académicos de América y España".

4. ¿Cómo se ha de llamar la lengua que hablamos?, ¿castellano o español? Ha sido motivo de grandes debates, hasta constitucionales en España. Al respecto, cita Grijelmo un criterio de la Academia: La palabra "español" es la más extendida en el mundo no hispano: "Científicamente el 'castellano' como modo de hablar propio de su viejo solar -Castilla- es hoy un dialecto del español. Sólo por costumbre consagrada por el Diccionario se llama al español con el término 'castellano'. Sería abusivo que este último nombre se imponga en la Constitución (...) la igualdad sinonímica de ambas designaciones, debe quedar reconocida". En la misma situación están las expresiones Latinoamérica, América Latina, Hispanoamérica, Iberoamérica. "Como ocurre con 'castellano' y 'español', las interferencias políticas y partidistas -Grijelmo dixit- acaban entrometiéndose en un campo que no debe ser escenario de disputas, sino de convenciones (...) Mal podríamos acercarnos entonces en los demás desacuerdos".

Quizá valga la pena estimada señora, concluir con algo que escribió Carlos Fuentes, citado por Grijelmo: "Todos los libros, sean españoles o hispanoamericanos, pertenecen a un solo territorio. Es lo que yo llamo el territorio de La Mancha. Todos venimos de esa geografía, no sólo manchega, sino manchada, es decir mestiza, itinerante, del futuro". En español, le digo cordialmente ¡hasta pronto!
manuel.salinas@elmanana.com.mx
http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=259760

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.