Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Protagonismo del lenguaje

Ir abajo

Protagonismo del lenguaje

Mensaje  Isabel el Dom 13 Nov 2011 - 9:02

El mensaje absoluto nos permea y se extiende hacia los íntimos ámbitos de la sociedad
Minerva Salado

Así mismo. El lenguaje roba cámara. Pese a lo que nos propongamos con los contenidos y a la importancia que concedamos a las ideas expuestas, el lenguaje se impone para hacer ver al receptor el tono en que anda el emisor, quién es él. Porque el lenguaje forma parte de la identidad personal, nacional, regional. Luego entonces, la decisión de cómo expresarse viene desde el inconsciente y es portadora de sellos familiares, de inseguridades, de emociones y sentimientos ocultos; o sea, de lo que se es realmente como persona. Por mucho que alguien quiera enmascararse, el lenguaje lo va a delatar. En ese campo no duran demasiado los lobos vestidos de ovejitas porque conviven con un enemigo silenciado, que en algún momento va a exponer su propia voz. Tarde o temprano el simulador, que en política se reconoce como demagogo, emplea una frase, asume un tono que los escuchas identifican como el arribista, el personalista, el autoritario que realmente es.

Por otro lado los receptores están cada vez más avispados —sobre todo por el hartazgo hacia la práctica continuada de los políticos—, sin que la mayoría sepa que este tipo de lenguaje recibió la atención de los teóricos desde finales de los cuarenta, tras el término de la Segunda Guerra Mundial y la nefasta experiencia frente al vocerío de Hitler y Mussolini.

Algo después, en 1962, Hannes Maeder escribió un ensayo que hasta hoy es referencia obligada de quienes se interesan por el tema: “El lenguaje en el Estado totalitario”. En él, este agudo crítico alemán toma como patrón el habla en la que se expresaban los representantes del Tercer Reich y la influencia que esta forma discursiva tuvo después, aún en los más acérrimos enemigos del nazismo.

Porque aunque no lo parezca, el lenguaje, como rasgo de identidad personal, se aparta con frecuencia de las ideologías. Esto quiere decir que alguien puede proclamar un contenido reivindicador, justiciero incluso, en un lenguaje de tono autoritario. De ello solo se salvan, digo yo, los humanistas, quienes como lo hacía Martí elaboran sus discursos cual piezas literarias, inspirados en lo mejor del pensamiento y la cultura que nos antecede. Los otros a menudo improvisan alocuciones airadas, arengas, que si bien juegan un papel principal en la movilización para el logro del propósito común, dejan de tener ese efecto cuando los objetivos se alcanzan o las aguas se aquietan y los receptores entran en un proceso de reflexión.

Porque el alegato autoritario no permite pensar. Hay que hacerlo a través del juicio del otro, o sea del emisor. Es lo que él pide. Ese, al margen de lo que contiene su discurso, es el mensaje principal que trasmite el lenguaje que usa: aunque no me comprendas, no me discutas; sígueme a ciegas.

Maeder en su artículo, señaló como rasgos característicos del lenguaje totalitario, los siguientes:
1.Predominio de la oratoria y, como consecuencia, estilo declamatorio, tipo arenga.
2.Propagandismo triunfalista.
3.Ideologización constante, falseamiento y deformación dialéctica de los conceptos, desprecio por la lógica.
4.Exagerada abstracción y desmedida pretensión científica.
5.Obsesión estimativa y apasionada.
6.Consignas mágicas.
7.Tensión agitadora.
8.Prevalencia del “super-yo”.
9.Formulismo partidista.
10.Pretensión de poseer la verdad absoluta.

Desde luego que no hay que tomarse al pie de la letra el decálogo. Pasaron muchos años desde este ensayo y la aplicación de un test rígido podría llevarnos a caer en lo mismo que describimos como negativo. En lo personal, creo que especialmente los periodistas debemos cuidarnos de este influjo, justo porque lo que se espera de nosotros es imparcialidad, ya que no objetividad. Hoy más que antes, o tal vez como siempre, nuestra misión es contribuir a que el receptor enriquezca su reflexión personal y, para hacerlo, ofrecerle, primero, la más amplia información que tengamos sobre los sucesos; después, los diferentes puntos de vista que existen acerca de él, los que incluyen el nuestro. Luego hay que soltarlo a su albedrío, sin dejar de aportarle nuevos datos, lo que cae dentro de lo que conocemos como el seguimiento a la noticia.

No obstante mis reparos ante la posible aplicación de un riguroso examen a los emisores que nos rodean, pienso que la mayoría de los puntos en la lista de Maeder mantiene vigencia en el discurso actual de políticos, directivos y líderes de cualquier signo y gestión. En tiempos electorales como los que sobrevienen en México, esto se hace muy evidente y el próximo año nos traerá más de un ejemplo. La relación entre la forma del discurso, el lenguaje, y sus contenidos, debería ser muy armónica a fin de alcanzar objetivos permanentes.

Pero, como sabemos, no siempre es así. Es más, casi nunca. Estamos llenos de discursos redentores, en cuya expresión subliminar se nos advierte: si no estás de acuerdo con todo lo que digo, eres mi enemigo, algo traes contra mí. El mensaje absoluto nos permea y se extiende hacia los íntimos ámbitos de la sociedad. Hoy, desde los púlpitos eclesiales, por ejemplo, se califica con dureza a los pecadores que no siguen a pie juntillas los mandatos del Cardenal. Y de igual modo muchas tribunas se vuelven púlpitos, desde los cuales se convoca a suscribir las ideologías como verdaderas creencias religiosas.

Cito para terminar, aunque sospecho que no termino aquí, a un teórico del periodismo muy conocido por los colegas: el español, fallecido en 1983, Gonzalo Martín Vivaldi, de quien he tomado la referencia a Maeder:

“Si nos hemos permitido recordar este somero análisis del lenguaje totalitario es porque estamos convencidos de que aquel ha impregnado a gran parte del mundo hablante y escribiente. Y ello de tal modo que, en ciertas circunstancias, el totalitarismo expresivo se repite, aquí y allá. Diríase que nos enfrentamos con un virus contagioso, con un padecimiento idiomático digno de ser estudiado por los especialistas en Patología del Lenguaje… si es que los hay.” [Vivaldi, Géneros periodísticos,1973]


http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/protagonismo-del-lenguaje-i-270373

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Re: Protagonismo del lenguaje

Mensaje  Isabel el Vie 18 Nov 2011 - 8:49

Un recurso del lenguaje totalitario es la comparación… manipulada
Por Minerva Salado

Es sabido que uno de los métodos más eficaces para el análisis teórico es la comparación. Sus resultados ya fueron registrados por los italianos Giovanni Sartori, Leonardo Morino y los autores compilados por ambos en La comparación en las ciencias sociales (Alianza editorial 1999). No obstante, todo sirve para todo; en consecuencia, esta técnica puede ser usada a favor o en contra de diversas causas. Los líderes de intención autoritaria, por ejemplo, adulteran el ejercicio de comparar cuando exhiben los males ajenos frente a los bienes propios, o cuando esconden los males propios mientras ocultan los bienes ajenos. En esta práctica no hay tal comparación, desde luego, pero sí un trabalenguas que involucra al discurso en el cual los receptores quedan aturdidos para retardar, y si es posible evitar, su capacidad de discurrir.

La exaltación de los tonos da contexto a este tipo de ejercicio —típico de la manipulación—, que con frecuencia pasa al lenguaje escrito. El profesor y teórico del periodismo Emil Dovifat (1890-1969) se valió del término “periodismo totalitario” para definirlo como una práctica inescrupulosa que inserta la valoración política en el cuerpo de la noticia, y sin el mayor reparo utiliza recursos tan poco éticos como la ambigüedad, la difamación y la descontextualización, a fin de provocar reacciones que por su carga emocional, ofusquen al receptor y le impidan analizar los hechos con claridad.

Como muchos saben, Benito Mussolini ejerció el periodismo y, en una carrera algo vertiginosa que aprovechó muy bien las coyunturas, llegó a ser director del periódico Avanti, editado en Milán como órgano oficial del Partido Socialista italiano, en el que entonces militaba. Quiero tomarlo como ejemplo porque su práctica ilustra un fenómeno que no ha desaparecido y gracias al cual el lenguaje escrito pierde autonomía, la imagen y el símil se alinean con el sentido autoritario del texto, y éste gana oralidad o, lo que es lo mismo: el autor escribe como habla. He aquí a Mussolini:

No vale la pena vivir como hombres y como partido y sobre todo no valdría la pena llamarse fascistas, si no se supiese que se está en medio de la tormenta. Cualquiera es capaz de navegar en mar de bonanza, cuando los vientos inflan las velas, cuando no hay olas ni ciclones. Lo bello, lo grande, y quisiera decir lo heroico, es navegar cuando la tempestad arrecia. Un filósofo alemán decía: vive peligrosamente. Yo quisiera que esta fuera la palabra de orden del joven fascismo italiano: vivir peligrosamente. Esto significa estar pronto a todo, a cualquier sacrificio, a cualquier peligro, a cualquier acción, cuando se trata de defender la patria y el fascismo.

¿Escrito? ¿Verbal? Probablemente se dan aquí las dos versiones. Da lo mismo. El estilo se usa para imponer la ideología y ese “yo quisiera” es una expresión del “superyo” que convierte la petición en una orden que, de no cumplirse, deja poco margen a la existencia en esa sociedad. La historia se encargó de probarlo.

Hoy vivimos en un mundo donde cada vez más se impone el régimen laboral del free lance, en el cual el desarrollo de los medios de comunicación vulnera no solo el papel tradicional de los medios impresos, radiofónicos y televisivos, sino que descoloca hasta el cuestionamiento la figura del reportero, que permaneció intocada a lo largo del todo el siglo XX. Cualquier mañana, un ciudadano común, “listillo” dirían en España, da una noticia desde la ventana de su casa si tiene a la mano un móvil habilitado con cámara, que es lo más seguro, y corre a subir la imagen con algo de texto en su cuenta Twitter. En esa hora poco importa la sintaxis y mucho menos la ortografía. La noticia entra directamente y a como dé lugar en los respectivos equipos de los receptores, pero uno de los recintos adonde llega aún se llama redacción.

En esta circunstancia la herramienta actual del periodista es más que nunca, el lenguaje. Todos colaboramos en varios medios y ya no hay manera de pelear el titular de primera plana. Las contadas ocasiones en que éste se gana, casi siempre responden a la casualidad, como sucedió a los conductores de noticieros que estaban al aire mientras se desplomaban las torres gemelas, o a los que han tenido que cerrar el micrófono para protegerse de un terremoto. Fuera de esas irrupciones, de lo que se trata día a día es de ampliar las fuentes a fin de obtener algo más que lo que ya todo el mundo sabe: contextualizar unas veces, comparar otras… y usar el lenguaje lo mejor posible.

Este uso es el que da idea de objetividad, de contención emocional, lo cual confiere credibilidad a lo que se cuenta. La contención, como se sabe, es una cualidad de la poesía, que no viene mal al periodismo. Cuando esto sucede la prisa del reportero adquiere un compás de espera y se transforma ante todo, en respeto a lo que opina el receptor.

Cuando ocurre lo contrario estamos ante una expresión totalitaria en el lenguaje, que se insiste en continuar llamando periodismo cuando no es más que una manifestación de censura. Y la censura no es periodismo, es coacción de la retroalimentación a la noticia, o sea de la opinión.

Salta en mi memoria un pasaje del ejercicio en Cuba en los años en que Richard Nixon era presidente de los Estados Unidos. He olvidado el incidente internacional que provocó que a partir de ese momento y de la declaración pertinente, comenzara a aparecer en la prensa oficial, o sea en toda la prensa, la X del apellido presidencial con unas adiciones, que la convertían en swástica. En tiempos del linotipo y la caja, los más afectados fueron aquellos artesanos que se las vieron negras para añadir, quien sabe con qué menuda pinza, a todas las X de sus familias de letras los delgados rasgos que completarían la identificación nazi. Al margen del rechazo que provocaba el mandatario estadounidense, la visión de aquella X distorsionada nos dio mucha risa.

Pocos años antes, a partir de los setenta, la palabra derrota había sido suprimida del lenguaje oficial (que incluye a la prensa, desde luego) para ser sustituida por la levísima revés y en un verdadero malabarismo del lenguaje proveniente del discurso verbal, lo que se convertía en victoria (fuerte vocablo) no era la derrota (también sólido) sino el delicado revés. O sea, el león vencía siempre al mono amarrao. Fue una pelea entre dos palabras, una de ellas con desventaja, que se dio en el “ring” de las cuartillas, emborronadas de tachaduras pues los redactores tuvieron que sustituir junto al término, la costumbre de usarlo. Frente a la indefensión del revés el triunfo arrollador de la victoria se representaba como el combate del grandulón con el flacucho del barrio. Aunque visto a los lejos, ganar esa puja también aparece como una débil victoria.

Estas son solo anécdotas risibles en la distancia, pero si revisamos algo de lo que dicen los teóricos del periodismo sobre el tema, tal vez nos demos cuenta cómo tales expresiones se conservan aún entre algunos de nosotros, sin que a menudo nos percatemos.

Hoy son pocas las naciones donde el periodismo totalitario es común denominador de las publicaciones, pero la huella de su lenguaje, quizá aprendido en esos centros, sigue presente en profesionales que pueblan las redacciones de diversos países. Es difícil olvidar la escuela donde se cultivan las primeras letras. En virtud de ello, aún podemos observar en la prensa lo que el español José Luís Martínez Albertos llama “residuos históricos que todavía perviven en ciertos campos del periodismo, tics estilísticos heredados de situaciones políticas recientes…”.

El mismo autor los define como: “…ejemplos viciosos o abusos del estilo editorialista en el lenguaje periodístico (donde) se pretende coaccionar la respuesta del lector a los mensajes que se proponen como tesis. No se respeta el derecho que tiene el ciudadano a emitir su respuesta ante los mensajes, o contenidos simbólicos, de forma racional y autónoma. La importancia política de esta falta de respeto radica en el hecho de que estas respuestas son las que originan las actitudes colectivas que están en la base de los procesos de opinión pública’’. [1]

A veces pienso, al observar los comportamientos del lenguaje y la censura en el periodismo de tinte totalitario, que algunos gobernantes, elegidos o no en las urnas, sacan a relucir en el ejercicio del poder sus frustraciones más recónditas, las que yacen en la más remota infancia. Unos deciden jugar a los soldaditos —tal vez porque les fue prohibido—; otros, van tras la meta de ganar siempre, en cualquier circunstancia, con lo cual suprimen el diálogo, dejan de escuchar y no permiten la expresión ajena. Hay varios más que, aunque a menor escala, califican como contrincantes en el retozo del poder. Los demás quedamos en el tablero de juego, con frecuencia sumados a uno u otro bando, sujetos a decisiones que a menudo quienes las toman no las sufren. Porque en ese ajedrez, el jefe siempre se mueve con las piezas blancas. O sea, primero.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Martínez Albertos. Curso general de Redacción Periodística. 2004.


http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/protagonismo-del-lenguaje-ii-270609

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.