Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Uso Didáctico de las Tecnologías de la Información y Comunicación en procesos de Aprendizaje
Sáb 14 Ene 2012 - 0:01 por ANTOAGUAYO

» "Soy el último de los míos", Félicie Dubois
Jue 12 Ene 2012 - 10:01 por Isabel

» Arte y técnica del palíndromo
Sáb 7 Ene 2012 - 10:50 por Isabel

» El territorio de las humanidades
Sáb 7 Ene 2012 - 10:46 por Isabel

» Evolución: lengua y cultura
Sáb 7 Ene 2012 - 10:40 por Isabel

» Al pan, pan y al vino, vino
Sáb 7 Ene 2012 - 10:35 por Isabel

» Necesito ayuda.
Dom 1 Ene 2012 - 10:46 por Diani

» ¡Dejemos de encerrar a los mayas en sus pirámides!
Vie 23 Dic 2011 - 11:09 por Isabel

» Engendro anglo lingüístico
Miér 21 Dic 2011 - 10:43 por Isabel

» MyObserver, una solución basada en tecnología lingüística que convierte el ruido de Internet en oportunidades de negocio
Miér 21 Dic 2011 - 10:40 por Isabel

» El gíglico o el arte de sugerir
Mar 20 Dic 2011 - 11:21 por Isabel

» Cortázar y la Vía Láctea
Mar 20 Dic 2011 - 10:36 por Isabel

» Desmárcate: Aprende un idioma inventado
Mar 20 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» "Los amorosos", Jaime Sabines
Dom 18 Dic 2011 - 10:24 por Isabel

» José Agustín: del lenguaje soez al premio de Lingüística y Literatura
Dom 18 Dic 2011 - 10:19 por Isabel

» Nosotros los proles
Dom 18 Dic 2011 - 10:15 por Isabel

» «Mi padre me habló toda la vida en esperanto»
Dom 18 Dic 2011 - 10:08 por Isabel

» Las explicaciones tras nuestra compleja "torre de Babel"
Dom 18 Dic 2011 - 10:03 por Isabel

» Sobre traducción...
Dom 18 Dic 2011 - 9:57 por Isabel

» La RAE completa con un tomo de fonética la 'Nueva gramática de la lengua española'
Dom 18 Dic 2011 - 9:53 por Isabel

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Sondeo
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Paremiología y otras arrugas del lenguaje

Ir abajo

Paremiología y otras arrugas del lenguaje

Mensaje  Isabel el Sáb 26 Mar 2011 - 10:48

La mirada
26.03.11 - 00:30 - FÉLIX MARAÑA

Después de Quevedo -que inventaba con acierto la endecha hiriente, furibunda, o tierna-, en España ha habido algunos paremiólogos de fuste, pero pocos con el ingenio y el talento de José Esteban. Reciente se ha reeditado su ensayo '¡Judas! ¡Hi de puta!: Insultos y animadversión entre españoles', publicado por Renacimiento, un libro primoroso, amén de entretenido, para estudiar a los ciudadanos de este país, particularmente del cuello para arriba, como decía Unamuno. Por los insultos son arrugas del lenguaje y de la mente. En el prólogo a otro volumen de paremiología, 'El gran libro de los insultos', de Pancracio Celdrán, Forges recuerda que es común afirmar que no hay idioma en el mundo como el castellano para esto de favorecer el insulto a los semejantes. El español, afirma Antonio Fraguas, es considerado por los expertos el más 'corteinglésico' almacén de insultos del planeta Tierra. En Argentina he oído algo parecido, referido a su propio país, aunque el idioma es el mismo, y es posible, y evidente, que en todos los idiomas de la tierra se cuecen habas. El insulto, el menosprecio y la exclusión del otro está de moda. En las televisiones y en la Red los insultos que más se jalean son los vulgares.
Pepe Esteban y Pancracio Celdrán, que tienen en ambos casos un sentido pedagógico y un modo de contar, como de hablar, humorado y festivo, al almacenar los insultos con un discurso intelectual, al modo del diccionario que anota, apunta y sugiere, están contribuyendo a esa noble tarea de datar en la historia la jerga, la intención y la memoria popular, como, en otro plano, lo hicieron Menéndez Pidal, José María Iribarren ('El porqué de los dichos') o nuestro Antonio Zavala. Porque, ante todo, la colección del paremiólogo está en eso, en referir, en fijar estados del tiempo. Por ejemplo, ahora todo el mundo dice 'guiri', para referirse al extranjero, pero pocos saben que esa jerga tiene su raíz en una palabra vasca, pues así llamaban (insultaban) los carlistas a los liberales, en una derivación de 'giristino', es decir, cristino, partidario de la reina Cristina. Mira por dónde.
Claro está que en la sarta de insultos, denuestos, desprecios y chanzas, todo junto, por encima del ingenio formal, y de la intuición del inventor de la arruga, está la intención, y eso no es mensurable, pero sí se puede decir que, en estos asuntos la intención del emisario es perceptible, sobre todo cuando éste carece de ingenio. En una publicación de hace unos días, un escritor vizcaíno ruega en testamentaria que quien esto escribe se abstenga de hacer obituario alguno a la muerte del personaje. El susodicho tiene al menos muy claro que va a morir antes que yo, que ya es claridad, lo que no deja de ser atrevimiento, aunque estando en el poder, cualquier cosa. Lo que no sabe es que hay otros escritores que me han encarecido el obituario, por escrito y, si quieren, les reboto el correo. En el lenguaje arrugado, se adivina la conciencia, dijo Unamuno. Que éste sí que insultaba con propiedad, como Quevedo.

http://www.lasprovincias.es/v/20110326/culturas/paremiologia-otras-arrugas-lenguaje-20110326.html

_________________
¿Por qué esta curva del porqué y no el signo de una recta sin fin y un punto encima?  
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Roberto Juarroz
avatar
Isabel


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.